¿Por fin un tratamiento eficaz contra la celulitis?

¿Por fin un tratamiento eficaz contra la celulitis?

Librar la batalla de la celulitis a veces se convierte en misión imposible. Conocida, también, como piel de naranja, acabar con ella es una tarea ardua y complicada, pero en Centro Clínico Mir Mir podemos ayudarte gracias a un eficaz tratamiento.

La celulitis, también conocida como lipodistrofia ginecoide, se caracteriza por la presencia de nódulos de grasa en el tejido subcutáneo en zonas concretas del cuerpo como el abdomen, glúteos, caderas y muslos. Se trata de un problema frecuente, pero con un tratamiento decepcionante. A diferencia de lo que muchos piensan, no es un problema exclusivo de la obesidad, ya que existen personas delgadas con celulitis.

La causa de la celulitis es multifactorial. Existe una predisposición genética, pero existen también otros factores que actúan como desencadenantes, como, por ejemplo, cambios hormonales, enfermedades del sistema venoso y linfático, dieta y el sedentarismo.

Los cambios que se presentan en la celulitis ocurren en la capa más profunda de la piel. Las células de grasa o adipocitos aumentan de tamaño y quedan “aprisionados” entre tabiques fibrosos, lo que produce una deformidad de la superficie de la piel que es lo que caracteriza la celulitis, y en consecuencia el efecto ‘piel de naranja’.

Se pueden diferenciar 3 tipos de celulitis:

  1. Celulitis dura o localizada: La piel está muy engrosada con poca movilidad y elasticidad, pero con mínima repercusión estética.
  2. Celulitis blanda o difusa: Es el tipo más frecuente y el que ocasiona más trastornos estéticos. Puede asociarse a otros síntomas como hemos comentado
  3. Celulitis edematosa: Es la forma más grave, Suele asociarse a la obesidad, así como al linfedema y problemas circulatorios. 

Hoy en día existen una gran variedad de tratamientos para combatirla, algunos de ellos de dudosa efectividad. Lo que está claro es que no existe un tratamiento de elección y totalmente eficaz para tratar la celulitis. En el mercado podemos encontrar desde cremas con cafeína o aminofilina, pasando por masajes-rodillos, radiofrecuencia, a técnicas más invasivas como el liposhifting, liposucción y un largo etc.

En Centro Clínico Mir Mir apostamos por es el láser. Para ello utilizamos una cánula de 2 mm que alberga la fibra óptica del láser, que introducimos a través de una pequeña incisión del mismo tamaño. Se trata de un láser con una emisión de energía en 360º, lo que lo hace muy seguro y nos permite utilizarlo de manera muy superficial, cerca de la piel sin lesionarla. Con el láser buscamos varios efectos:

Romper los tabiques fibrosos que aprisionan los lóbulos de grasa, coagulando los vasos sanguíneos para reducir el riesgo de sangrado y hematoma.

Lipólisis (o destrucción de la grasa superficial) para conseguir una superficie más lisa y regular. Pero no se realiza liposucción asociado al láser.

Retracción de la piel por el efecto térmico que produce el láser sobre la dermis profunda.

El procedimiento se realiza en régimen ambulatorio y el tipo de anestesia depende fundamentalmente de las zonas a tratar (local o regional). El postoperatorio es mucho más llevadero que una liposucción convencional, con menos dolor y menos inflamación, casi sin tiempo de baja para regresar a la vida normal.

Dr. Taisik Yoon – Cirujano Plástico

¡No olvides compartir si te ha interesado este artículo en Facebook y Twitter !

No Comments

Post A Comment

x