Reducción de pecho en Barcelona

Reducción de pecho en Barcelona

Operación de reducción de pecho

La mamosplastia de reducción o reducción de pecho es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de las mamas, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes, mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel. El propósito de la intervención es la reducción y remodelación de las mamas, colocando la areola-pezón en su posición correcta.


Las mujeres con mamas grandes pueden presentar problemas debidos a este exceso de peso: dolor de espalda y de cuello, irritaciones de la piel debajo de la mama y problemas respiratorios.

Tiempo de Intervención

1 Hora

Anestesia

Anestesia general o sedación

Hospitalización

1 Noche

Efectos

Inmediato

Recuperación

1 Semana

Resultados

Permanentes

¿En qué consiste la mamoplastia de reducción?

Existen muchos procedimientos distintos a la hora de realizar una redacción mamaria, no obstante, todos ellos tienen como objetivo elevar la areola y el pezón y reducir el tamaño de la mama, consiguiendo así el volumen, forma y turgencia adecuados.

 

¿De qué depende que se elija un modo u otro de intervención? Dependerá del volumen y atributos del pecho de la paciente: tipo de piel, prolongación mamaria hacia la axila, altura del pezón y la distancia que separa a una mama de la otra en el centro.

 

Es muy importante tener en cuenta que la cirugía de reducción de pecho es una técnica que necesita cumplir con todos los requisitos de una intervención mayor: examen médico previo, anestesia general y, por consiguiente, un centro quirúrgico especializado con todas las garantías.

 

La cirugía de reducción de mamas precisa de ingreso y se realiza bajo anestesia general, dando de alta a la paciente al día siguiente. La duración de la intervención es aproximadamente de 2 a 4 horas. Se realiza además una exploración de mamas y se solicita un estudio mamográfico. Tras la cirugía se colocan unos tubos de drenaje y un vendaje alrededor de las mamas.

 

Teniendo presentes estas características, las cicatrices podrán ser de tres tipos: una cicatriz alrededor del complejo areola-pezón; una cicatriz como la anterior más una cicatriz vertical que iría desde la areola hasta el pliegue submamario; las dos anteriores más un cicatriz horizontal en el surco submamario, quedando una cicatriz en forma de T invertida que recorrería dicho surco.

BENEFICIOS DE LA Reducción de pecho

La cirugía de reducción de mamas va más allá de una cuestión estética: se trata también de mejorar la salud y bienestar de la paciente. Son muchas las mujeres que acuden a la consulta quejándose de dolores de espalda debido al excesivo tamaño de sus senos. La comodidad también impulsa a muchas mujeres a buscar esta solución.

Pre-operatorio reducción de pecho

Como en todas las intervenciones quirúrgicas, el examen médico previo a una intervención de reducción de pecho es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación. El cirujano plástico realizará una exploración de las mamas con el objetivo de evaluar su estructura y volumen e informarle sobre el procedimiento más conveniente.


Es muy importante que, antes de la operación, el especialista esté informado de toda la medicación que toma. La aspirina y otros anticoagulantes pueden dar problemas de coagulación y consecuentemente hemorragias.

Post-operatorio de mamoplastia de reducción

Tras una mamoplastia de reducción es normal encontrarse algo cansada durante unos días, pero al cabo de 24-48 horas podrá empezar a retomar su vida casi con total normalidad. La mayoría de molestias originadas por la operación se controlan bien con la medicación prescrita por su cirujano plástico. Es frecuente que existan cardenales y cierta hinchazón en el período postoperatorio. Tras la salida del hospital, llevará como vendaje un sostén tipo deportivo que cubrirá los apósitos.


Durante los primeros días se recomienda realizar drenaje linfático para evitar la presencia de edema y de posibles hematomas. Pasados cuatro o cinco días podrá hacer vida normal, a excepción de ejercicios bruscos que puedan repercutir directamente en el pecho.


Es importante no manipular los apósitos ni tampoco retirar el sujetador especial hasta que el cirujano se lo permita. Deberá llevarlo por lo menos durante un mes. No debe tocar nunca las heridas con los dedos ni exponerlas al aire, al polvo u otros elementos contaminantes. Es normal que aparezcan pequeñas costras o un poco de líquido a través de las incisiones.


La luz del sol puede provocar cambios permanentes de pigmentación en la piel, provocando el oscurecimiento de las cicatrices. Por lo tanto, deberá evitar la exposición de las cicatrices al sol durante al menos tres meses. Si la exposición al sol es imperativa, use protectores solares, u apósitos reparadores tipo silicona sobre ellas.


Es importante recordar que tras una reducción de pecho las cicatrices son importantes y permanentes, aunque su cirujano plástico hará lo posible por que se noten lo menos posible. En caso de presentar cicatrices hipertróficas, estas pueden tratarse al cabo de un mes, para su rápida mejoría con laserterapia. Los problemas de cicatrización son más frecuentes en fumadores. Algunos pacientes pueden experimentar una disminución parcial, y en ocasiones, total de la sensibilidad del pezón. Tras una reducción mamaria puede verse afectada la capacidad de dar el pecho de la paciente.

F.A.Q. de reducción de mamas

Dependerá mucho del nivel de esfuerzo físico que exija su trabajo. Si es de despacho o similar, podrá incorporarse al séptimo día después de la intervención. Para trabajos que exigen movimientos o esfuerzos que afectan al pecho, es conveniente esperar que pasen unos 14 días.
Al cabo de 24 horas tras la intervención podrá realizar algunos movimientos evitando determinados esfuerzos o gestos, como por ejemplo peinarse, hasta pasados unos días. Queda totalmente prohibido cualquier tipo de esfuerzo que repercuta directamente en los senos.
Se recomienda no dormir boca abajo mientras las cicatrices no están completamente curadas. Debes saber que es imprescindible dormir con sujetador durante el periodo en que se usa como vendaje.

Tras una reducción de pecho puede verse afectada la capacidad de dar el pecho. Aunque el índice de complicaciones de estas intervenciones es bajo, los principales riesgos son:
– Disminución de la sensibilidad del pezón, que puede ser temporal o permanente.
– Pequeñas diferencias de tamaño o forma que en un número muy reducido de casos requieren una nueva intervención.
– La disminución de la capacidad de lactancia.
– La cicatriz. Aunque no suele presentar complicaciones, a veces se necesita cirugía correctiva u otros tratamientos.

La OPINIÓN DEL EXPERTO

Dr. Sebastián Mir Mir

“Si las expectativas de la paciente son realistas ésta estará muy satisfecha con el resultado de la reducción de mamas y ganará notablemente en calidad de vida. El resultado será duradero, dependiendo de varios factores como un embarazo o cambios de peso importantes”.

Dr. Taisik Yoon

“La intervención de reducción mamaria permite recuperar un pecho elevado, firme y devolver una apariencia juvenil al seno. Para la paciente, el resultado es muy gratificante, ya que además de la notable mejoría estética, gana en calidad de vida”.

Dr. JORDI DESCARREGA

“Se trata de una operación muy demandada, no sólo por motivos puramente estéticos, sino por mejorar la salud de la paciente. Un exceso de volumen de las mamas ocasiona a menudo dolores de espalda, dermatitis en los surcos mamarios y mucha incomodidad”.

Formulario de contacto

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su teléfono (opcional)

Asunto

Seleccione su centro

Preferencia de cita:

Su mensaje

Le informamos de nuestra política de privacidad, aceptandola consiente que Centro Clínico Mir-Mir S.L.P. guarde sus datos según la legislación vigente, autoriza a que le contacten y está informado de que tiene derecho a acceder/rectificar/limitar/suprimir sus datos personales de nuestros registros.

Acepto la política de privacidad

x