La piel después del verano

La piel después del verano

La piel después del verano

A inicios de septiembre todo el mundo tiene la sensación que ya no hace tanto calor y nuestras vacaciones se han agotado. Hemos cometido excesos alimentarios y con el solo y nos hemos preguntado más de una vez: ¿Por qué no me habré hecho la depilación definitiva?

Cuando en primavera empieza el buen tiempo, nos compramos ropa de verano y todo el mundo comienza a enseñar más su cuerpo, tenemos prisa para “arreglar” todo aquello que no nos gusta o que se hace patente sin el abrigo. Pues el momento idóneo para empezar cualquier tratamiento es el invierno, de este modo cuando llegue el calor ya habremos acabado y estaremos “a punto”.

Cualquier tipo de tratamiento, ya sea quirúrgico o no, necesita su tiempo de recuperación o bien de un tiempo determinado para su realización, por lo tanto, con prisas antes del verano, no estaremos a punto.

La piel después del verano

Acaba el verano y es el momento idóneo para empezar un tratamiento de laserterapia para la eliminación del vello en nuestro cuerpo. Este tratamiento se tiene que hacer con la piel blanca, no morena del sol, y precisa de entre 4 a 6 sesiones con un intervalo de 1 a 2 meses entre ellas, y… ¡ya estamos en verano otra vez!

Además hemos comido y bebido más del que conviene y quizás hemos puesto unos quilitos. También tenemos que empezar un tratamiento de adelgazamiento y recuperación de nuestra figura antes de que lleguen otra vez los excesos de Navidad.

Todo esto, requiere un tiempo para conseguirlo y una vez hecho, quizás necesitaremos reafirmar nuestra piel con tratamientos de mesoterapia, drenajes y/ o con la innovadora radiofrecuencia, con un resultados sorprendentes.

También podremos hacer rejuvenecimiento facial (con Laser, infiltraciones, peelings…), renutrir nuestra piel con hidratación facial e incluso plantearnos una cirugía, puesto que los resultados definitivos no los veremos hasta que no pasen unos seis meses, ya que tenemos que esperar que los tejidos cicatricen, desaparezca la inflamación postquirúrgica y la piel recupere su tonicidad.

A pesar de que todos este tratamientos se pueden hacer a cualquier época del año se recomendable empezarlos en invierno, así el próximo verano volveremos a “ estar guapas”.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.