Botox: verdades y mentiras de una terapia antienvejecimiento

Botox: verdades y mentiras de una terapia antienvejecimiento

Botox: verdades y mentiras de una terapia antienvejecimiento

El botox, nombre con el que se conoce a la toxina botulínica tipo A, es un fármaco que actúa paralizando temporalmente los músculos, generalmente del rostro, para eliminar las arrugas y líneas de expresión, con lo que constituyen uno de los principales tipos de terapia antienvejecimiento. Aunque existen muchos tipos, el más extendido es el comercializado por Vistabel.

Se trata de la toxina más potente de las siete que se derivan de la bacteria clostridium botulinum. Comenzó a utilizarse en Estados Unidos en los años 60 como agente terapéutico para el tratamiento de enfermedades relacionadas con desórdenes neurológicos, que provocan contracciones musculares involuntarias.

A grandes rasgos, consiste en la infiltración de la proteína producida por la bacteria clostridium botulinum, que, al contactar con las terminaciones nerviosas de los músculos, producen su parálisis temporal.

Botox: verdades y mentiras de esta terapia antienvejecimiento

El botox es una sustancia segura con muy pocas contraindicaciones. Únicamente se desaconseja su uso en el caso de personas con alergia a la bacteria utilizada y, a falta de estudios que demuestren su seguridad, en mujeres embarazadas.

La frecuencia de los tratamientos varía de persona a persona, aunque suele situarse entre cuatro y seis meses. El paciente, una vez realizada la aplicación de botox, puede reincorporarse a su rutina habitual de manera casi inmediata, ya que no requiere ningún tipo de ingreso.

Cuando se usa en cantidades más grandes, como ocurre en los casos en los que se aplica en el cuello, el organismo puede crear defensas naturales en contra de la bacteria. En este caso no produce ningún efecto, algo que ha llevado a pensar a algunos expertos, aunque por el momento no hay estudios que lo demuestren, que el botox podría generar tolerancia y, por tanto, perder su efectividad con el tiempo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.